El desafío de los 30 días: Día 5 a 11


blue-opaque-triantakohedron-30-sided-dice-1-eaHola amigos. Después de una semana aquejado de una gastroenteritis, y responsabilidad familiares y profesionales de diversas índole, me he retrasado en mi desafío. Como quiera que deseo continuarlo, aquí contesto a las preguntas hasta hoy mismo.

5 – ¿Cómo crees que es la mejor forma de buscar jugadores para hacer un grupo?

Yo creo que ahora mismo existen 3 formas válidas y buenas para encontrar un grupo de juego:

– Asociaciones de juegos de tu ciudad: no es difícil hoy en día encontrar en internet qué asociaciones de juegos de rol existen en tu ciudad, o en una próxima, y es un buen punto de partida, aunque no el mejor.

– Jornadas de rol: sin duda me parece la mejor manera de entrar en contacto con jugadores. En las jornadas conoces gente, y si son jornadas cercanas a donde vives, lo más seguro es que encuentres gente afín y que esté dispuesta a incorporarte a su grupo. Muy posiblemente formen parte de una asociación, por lo que no entras en un grupo cerrado sino en uno con más gente.

– Por internet. En lugares como Comunidad Umbría y similares puedes preguntar si alguien busca un jugador o director cerca de donde vives, y la mayoría de las veces la getne contesta. Quizá quedes una tarde para echar una partida, y se planta la semilla para quedar más veces.

6 – Odias los juegos de rol porque…

¡Porque tienen agarrado de los mismísimos! Porque no me sueltan, me tienen atrapado, es en lo que más pienso en mi tiempo libre. En siguientes partidas, en más argumentos, en nuevas argucias para mis jugadores… Lamentablemente, ahora dispongo de muy poco tiempo, y apenas puedo jugar… ¡Los odio porque requieren muchísimas horas seguidas para poder jugarse!

7 – ¿Cómo mantienes la concentración en el juego?

Pues a duras penas :-) Siempre hay distracciones, lo importante es saber lidiar con ellas. No tengo ningún truco, a veces es mejor dejarse llevar, cerrar el libro, y hacer un descanso. Si nada más empezar la gente ya está dispersa, pues a veces lo mejor es dejarlo para otro día, porque ése día la gente no está por la labor.

8 – ¿A qué juegos has jugado en el último mes?

Pues ya apenas puedo jugar en mesa, tengo muy poco tiempo libre y es difícil coincidir en horarios con mi grupo. Juego a diario por umbría (aunque mi ritmo de posteo es muy inestable últimamente), y ahora mismo sólo tengo partidas de Pathfinder. Además he tenido suerte y este mes he podido dirigir una sesión a First Contact X-Corps.

9 – ¿Cuál ha sido tu peor sesión? ¿Porqué?

Pues recuerdo varias, algún TPK por mi culpa como director, y cosas así. Pero recuerdo una en especial como director, de la que aprendí mucho.

Tuve un amigo que era Narrador de Vampiro, y no el gustaba D&D. Ya sabéis, aquella época en la que o jugabas a Vampiro o a D&D, no se podía jugar a las dos cosas porque era herejía. En fin… El caso es que como jugador de D&D, se empollaba los manuales que tocaba y roleaba muy bien. Pero había una pega: jugaba por y para demostrar que D&D era una mierda y que Vampiro era el copón. Esa era su motivación. Sí, era triste, pero era mi amigo. El caso es que en una sesión, fueron a visitar a Elminster en busca de consejo. Y a este jugador se le fue la pinza. Quería probarse (era un psiónico si no recuerdo mal) y quería retar a Elminster. Yo, como director no debería haber entrado el trapo, pero por aquella época era aún más reglista de lo que soy hoy en día (que ya es decir) y pensaba que un PNJ de Nivel 25 le cerraría la boca a un PJ de nivel 7 o algo así. Error. Su única motivación era tocar en algún momento a Elminster, para demostrar con las reglas en la mano que no invencible, y que las reglas eran una mierda. Estuve tentado de matarle de un plumazo, sin embargo entré al trapo. Lo único que conseguí fue alimentar su ego, monopolizó la sesión, y me demostró que no era un buen jugador por las motivaciones que le movían.

En fin, como digo aprendí mucho de aquella desastrosa experiencia.

10 – Dinos un menú para antes de la partida.

Pues no tengo nada para ANTES de la partida. Lo que cada uno coma. Lo que sí solemos hacer es cenar todos juntos, y eso depende de cada uno. Si jugamos en casa de alguien, algunos cocinan y otros piden pizza o comida china. Y ahora ya casi nunca jugamos fuera de casa.

11 – Las editoriales de rol…

… son necesarias. Sí, lo son. Salvo excepciones contadas, en las que algún prolífico autor consigue publicar un juego de rol sin el apoyo de una editorial (véase Walküre), la inmensa mayoría de proyectos requieren una infraestructura ya asentada para traducir, corregir, maquetar, y distribuir un juego de rol. El problema es que los juegos de rol no dan para comer en este país, y las editoriales no es que ganen mucho dinero con ellos. Y eso hace que las editoriales no dediquen muchos recursos a publicitar los juegos, y aún menos a montar una infraestructura que atienda las necesidades que los clientes requerimos. Hay editoriales que sí tienen más presencia en las redes sociales, que incluso tienen Community Managers… pero a pesar de sus esfuerzos, muchos clientes siguen quejándose de que no se les atiende debidamente, que no se les informa, que no se les tiene en cuenta…

He intentado, como véis, hablar de forma genérica. Me temo que a pesar de ser un simple traductor, me siento implicado con una de las editoriales y mi opinión es sesgada por mi propia experiencia. Hay cosas que mejorar, siempre las hay, y algunas editoriales hacen las cosas mejor que otras. Ojalá este negocio (porque algunos pierden la perspectiva de que las editoriales son un negocio, y que la gran mayoría de los juegos de rol son comerciales a pesar de las grandes iniciativas creative commons que están surgiendo en esta denominada edad dorada) diese más beneficios para poder dedicarles más recursos a los juegos de rol.

Si te gusta la entrada, ¡comenta! Responderé en cuanto me sea posible